No traigo un Yo de repuesto ni Recetas Salvavidas /Solo un Crónico lanzarme al Vacío

jueves, 5 de marzo de 2015

Y un día, otra vez.

Se podría decir que me trajo el río; o que me dejó el agua, como a las ramas, las piedras y la arena.
Pero lo cierto es que no. Si me hubiera traído el río, estaría acá sin dudas, bien presente, porque a la fuerza del agua no hay quien se le oponga. Y yo en cambio estoy desde hace dos meses ya casi, dando vueltas entre relajada y culposa, tratando de escribir algo en este blog, y a pesar de todo lo tanto que nos pasó, sobre todo estos últimos días, sigo sin poder.
Bajo la música, la subo, la vuelvo a bajar.
Me hago el mate, me lo olvido, hiervo el agua, se enfría.
Me salva el lavarropas, que termina el lavado y me da una excusa contundente para levantarme y dejar de pensar.
Pero no dejo de pensar, al contrario. Los pensamientos, las ideas, las palabritas, todos a la vez; dos meses de acumulación, de redactar casi dormida en mi mente lo que después nunca escribí. Todo ahí, conmigo, me acompaña con la palangana hasta la soga y casi que junto a la ropa también cuelgo frases con los broches de colores, dadas vueltas, para que no las destiña el sol, que al fin salió.
Desde mi cama, cada noche, por la ventana abierta, se escucha el río. Un río distinto, con aguas que encontraron un cauce nuevo para transitar, y se llevaron a su paso todo lo que había, que en nuestro caso, no mio, si no mio y de mis vecinos, no fue grave. Por grave quiero decir gravísimo, como los que perdieron casa, autos, trabajo, o la vida. Nuestro río se llevó paisaje, corrales, árboles enteros, un vado y la posibilidad de cruzar. Nos dejó piedras impresionantes, pedazos de troncos que todos ya estamos codiciando para el invierno, gallinas refugiadas en los árboles y un asombro que no se nos va.
 Varias veces por día dejo lo que sea que esté haciendo y camino los metros que me separan de lo que antes era el cruce del río. Necesito verlo más. Necesito saber que sigue ahí. Mi río seco que ahora trae tanta agua.
Me quedo un ratito, parada, mirando, tratando de creerlo.
Cuando vuelvo, siempre algo me traigo; una rama, una piedra, una charla con los vecinos. Un motivo para empezar a escribir.

 [Un paisaje nuevo] 

 [Vado de Relinchos. Por acá se cruza al otro lado, donde vive gente que en este momento solo puede acceder a su casa a pie o a caballo.]

[Lo que se ve de río en esta foto era el jardín de una casa que no debería haberse construido tan cerca del río. Pero ese, claro, es otro tema.]

Pin It

miércoles, 14 de enero de 2015

53 semanas 2015 {semana2}

[La felicidad solo es real cuando es compartida. Alexander Supertramp]

Mi foto semanal de hoy no necesita mucha más explicación.
Una frase que, aunque trato escribir distintas cosas en el pizarrón, se empeña en repetirse una y otra vez.
Un regalo que espero que llene de felicidad a quien me lo dio, porque a mi y a mi familia nos hizo felices y nos inspiró a ir por más.
Un saber que todo va, vuelve, llega y sigue su rumbo.
Soltar.
Abrazar.
Recibir.
Dar. Empezando por las gracias.

Gracias Bren!

Pin It

miércoles, 7 de enero de 2015

53 semanas 2015 {semana1}


Pin It

Si lo pienso dos veces capaz me arrepiento y no lo hago nada. Pero la verdad es que la propuesta de Paula me viene como anillo al dedo: sacar una foto por semana y compartirla cómo, dónde y cuándo podamos. Si nos avisamos, bien y si no también. Plena libertad de acción, que para gente que anda desconcentradisima, como yo, viene perfecto.
Además, hace rato que mi cámara de fotos y yo estamos bastante distanciadas. Sacar con el celular de Clara es mucho más cómodo; no hay que apretar y esperar que se prenda, no hay que quedarse todos inmóviles hasta que esté la foto, no hay que cargar las pilas, etc. Pero a la vez, aunque mi cámara ya sea casi obsoleta, la calidad no se compara a la del celular. La cámara sigue ganando.
Entonces acá voy, con mi consigna personal: fotos sacadas con la cámara, una vez por semana, todo el año.
Mi primer foto es una siesta de Clara y Viktor, en el sillón, antes de la tormenta, y como consecuencia de una trasnochada.
Para ver las 53 semanas de Paula acá.

jueves, 25 de diciembre de 2014

#25

Una fecha que por lo general tiene que ver con levantarse tarde, reptar o correr, según cuanto se haya bebido la noche anterior, hasta la pileta, con un mate y un pan dulce; organizar las sobras de la cena navideña para improvisar un picnic que incluya sidra y cualquier cosa con mucha mayonesa, y alargarlo todo hasta la hora en que toque nuevamente mate y pan dulce.
Bueno, si mi diciembre venía siendo cero diciembre, mi veinticuatro y mi veinticinco obvio que de navideño no iban a tener mucho. Para empezar mis dos hijas menores están recién empezando a salir de una especie de bronquitis aguda que no nos dio tregua durante casi dos meses. Me cansé de rallar jengibre, contar gotas y globulitos, lavar medidores de jarabe, picar cebollas, rogar por conseguir un poco de miel, y volver a empezar. Al final, caí yo, y desde el domingo pasado estoy con fiebre, lo cual quiere decir que sigo haciendo lo mismo, solo que para tres.
El tema del arbolito lo saqué a colación tres veces: dos a Clara, que se entusiasmó hasta que le expliqué que lo que le estaba sugiriendo era que lo armara ella y me dijo que ni loca, y una a Ana, que directamente no me contestó. Porque ante todo viva el espíritu navideño, carajo!
Sin embargo el veintitrés a la tardecita a Clara algo le hizo click y me pidió de armarlo, asi que me fui al garage a buscar las cosas, que oh sorpresa, estaban totalmente fuera de alcance detrás de materiales de la obra, inamovibles. Por suerte ahí no más estaba el arbolito heredado de mi suegra con seis o siete adornos y mi guirnalda para la puerta, que con mucho entusiasmo pasé a redecorar  con camellos de plástico y otro montón de aberraciones navideñas hasta que quedó de mi agrado. De ahí huí directo a la cama, y gracias a dios al día siguiente y más temprano de lo que esperaba, llegó Abril de Cordoba, mi hija la que pone orden, la que organiza la mesa, el horno, el mate, y entiende mi idioma de cocina mejor que ninguna. Da instrucciones precisas mientras corta una ensalada y además te lava los platos y te dicta el menú. En fin, la energía que faltaba para completar mi panorama familiar perfecto y equilibrado.
Fue una Noche Buena tranquila, alternando la lista que me hizo Anita, con vinilos y discos de jazz de mi viejo, con una comida increíble que cocinó él, con chistes y anécdotas variadas, y con noticias de las mejores que nos visitaron empezando la madrugada, cuando ya casi todos nos estábamos yendo a dormir.
Cómo amanecí, mejor no les cuento. Pero aunque este veinticinco no tuvo nada de lo que suelen tener los veinticincos, salvo las sobras, la mayonesa y la sidra, no por distinto fue feo.
Pude disfrutar por dos días de la familia entera en casa. Y cuando digo familia estoy sumando a dos novios de hijas que hacen que seamos un buen montón demasiado alborotado y generalmente todos tratando de hablar a la vez y al mismo tiempo.
Estuve vestida y peinada, chinchineando con mi copita en la mano como las buenas costumbres lo indican, pero cuando se fueron los que se iban, me agarré bien fuerte a mi taza de té de jengibre y me arrojé en la cama, desde donde escribo, y donde pretendo quedarme hasta nuevo aviso.
Porque, ahora que me doy cuenta, todavía me estaría faltando el #31


[Un intento frsutrado de hacer las famosas tarjetas navideñas; solo llegaron a dos y fueron para novio y para abuela. Seguiremos participando el año que viene.]

[Lo primero al abrir la caja fue buscarla aspiradora y hacer desaparecer arañas, porque si no la creatividad no fluye, vio?]

[Plenamente satisfecha con mi corona navideña 2014 El año que viene le mando el zoo entero y le cuelgo cartelito de GreenPeace]

[Este año no nos inspiramos mucho con la mesa, pero por suerte a veces, menos es más]

[Sin ella y su energía poderosa, esta Navidad no hubiera tenido ni #24 ni #25!!]

[Crumble de ciruelas con helado, quería ella. Yo solo le di la receta.]

[Siesta obligada con mi princesa]


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tiempo de cosechas

Hoy mi hija Anita se inscribió en la facultad.
Para ser más precisos, en la Facultad de Lenguas de la Universidad Nacional de Cordoba, (si, la que tiene cuatrocientos años!) para cursar la carrera de Traductorado de Inglés.
Aunque me hubiera encantado acompañarla y estar con ella en ese momento, una distancia de casi cien kilómetros y el precio de los pasajes, justificaron aprovechar la oportunidad de una invitación de los papas de su novio, que justo tenían que ir a hacer trámites y se ofrecieron a llevarla.
Para ella, el ritmo de este año fue agotador;  yendo a las siete de la mañana al colegio, almorzando apurada la comida del tupper en lo la abuela y de ahí a su trabajo de niñera hasta las seis, para volver a casa a hacer las tareas del cole. Y sin embargo cuando me llamó, saliendo de la facu, para contarme lo increíble que son la biblioteca y la sala de noleentendíporquesefuelaseñal, su entusiasmo era tal que ya quería empezar a leer los libros del cursillo (que empieza en febrero) y completar el material de estudio.
Esta chiquita que ahora es grande.
Así, de golpe.
La misma que cuando en las vacaciones de julio mi tía la llevó al shopping para hacerle su regalo de cumple dieciocho, después de recorrer todos pero todos los negocios de ropa, terminó eligiendo los dos tomos de los cuentos completos de Cortazar.
La que se gasta parte de su sueldo en más libros y la que ordena su biblioteca por autor, por idioma y por nacionalidad del autor.
La que se pagó, trabajando, casi todo el viaje de au pair para el 2016 a USA.
La que me llenó un baul entero con los cuentos que escribía a los cinco años, con portada y contratapa.
La que no fue abanderada en primario solo porque la estábamos cambiando de colegio, y en secundario fue considerada para escolta pero unas viejas amonestaciones por rayar la carpeta de un compañero no aportaron. Y ahora que lo pienso, la anécdota se vuelve tanto más interesante y divertida que si hubiera llevado la bandera.
La que no tiene ni la menor idea de como hervirse unos fideos ni mucho menos picar una cebolla.
La que me crispa los nervios dejando los zapatos y las medias en cualquier lugar de la casa que no sea su cuarto.
La que fue a servir a la beatificación del Cura Brochero.
La que por segundo año consecutivo, está por hacer tarjetas de fin de año para llevar al Hogar de Ancianos.
La que despierta con sus gritos a toda la cuadra si se encuentra una araña en el cuarto.
La que pelea a morir con su hermana menor el día entero hasta que te las encontrás juntitas a las dos planeando algo.
En fín. Pretendía hablar de las tres; de Abril terminando su primer año en Simulaciones Virtuales y encantada, finalmente y después de tanta vuelta, con su carrera. De Clara, que a pesar de sus dispersiones y sus pocas ganas, terminó el año llevandose solo un tema de geografía y está muy decepcionada porque, como la orientación del colegio es Ciencias Sociales y Humanidades, el año que viene no va a tener ni física ni química.
De como las tres van floreciendo tan bien, con tanta fuerza, cada una a su manera.
Porque estas son las cosechas que más me importan, que más disfruto y agradezco.
Y durante el tiempo que sea necesario, es la tierra que más voy a seguir abonando con todos los nutrientes que haga falta.



Pin It

domingo, 14 de diciembre de 2014

Enter

Creo que no me alcanzarían ni las entradas de este blog ni los días de la vida si tuviera que sentarme a relatar todas las cosas que nos pasaron en el último mes y pico desde que se me quemó el monitor de la PC. Bueno, en realidad no estamos seguros de si es el monitor o la entrada a la PC o algo en la PC y no estamos demasiado preocupados por saberlo que digamos pero teniendo en cuenta que veníamos de una racha de roturas tipo aspiradora, lavarropas, auto, bomba de agua, máquina de cortar pasto, y otras todas juntas y al mismo tiempo, el monitor quedó relegado a un último puesto en la lista. Por suerte y para nunca dejar de estar agradecida, vino en mi rescate una vez mi Tía Estela, que tenía además de su PC, una net book que no usaba y que, después de varios periplos y coincidencias que se dieron, llegó a mis manos, para que yo pueda volver a estar "conectada". Lo cual, en realidad todos sabemos lo relativo que es, porque nunca estuve tan conectada como este último tiempo; hasta Anita dejó escapar un día la, de aquí en más llamada, frase memorable, la verdad que estar sin auto y sin computadora es mucho más relajante. 
Y yo adhiero cien por ciento.
A las mil cosas que fueron ocurriendo se me sumó que, como él está prácticamente las 24hs del día tratando de terminar una obra que tenemos empezada desde hace ya tres años, y no tiene tiempo para nada más, digamos que me "regaló" la huerta. Si me lo hubiera dicho un poco antes los porotos y las chauchas no hubieran crecido tan enredados, porque los hubiera sembrado a mi manera y no a la suya, pero en fin, creo que llegué a tiempo para "feminizar" la huerta un poco y probar nuevos modos de hacer. Mi amiga en su casa este año se puso mucho mucho las pilas con su huerta también, y en charlas por celular, desde el techo de casa buscando buena señal, nos vamos contando los progresos de nuestras plantas y descubrimos como las dos hacemos la misma idiotez de salir a mirar bien fijo la tierra húmeda al día siguiente de haber sembrado remolachas, por ejemplo, como si alguna ya pudiera haber brotado, como si fueramos Totoro elevando los brazos, el viento, la noche, las semillas...
También es época de dulces. Nuestro damasco, después de un par de años de dificultades de distinto tipo, este año se adelantó con una generosidad de frutos enormes y perfectos que ya fue rápidamente recolectada, disfrutada en licuados, ragalada, y envasada en espera del invierno. Ayer me llamó mi amiga para contarme que habíamos sido invitadas a cosechar ciruelitas de un árbol lleno, y aunque un almuerzo de asado y vino me colmaba de fiaca, partimos caminando con Abril y Clara a llenar bolsas que en este preciso momento están el fuego cocinandose.
También y como siempre, costuras, tejidos, pedidos que parten a sus destinos, mudanzas, nacimientos que me vuelven tía abuela otra vez, casamientos en los que me hubiera encantado estar pero eran lejos y estuve de corazón, encuentros, alegrías, proyectos; la vida.






Pin It

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Mis días en Instagram y otro mes que se nos fue

 [Ir a revolver a la feria de mi amiga y encontrarme con Jamie pasado por una inundación, pero a mi que me importa, me lo llevo encantada!]

 [Visitas que llegan a casa. Yo sugerí que estaba casi como para el puchero, pero él lo rescató y se lo llevó lejos.]

 [Temporada hilo de algodón y uñas cocoliche]

 [Precioso Simón, creciendo sin parar]

 [Las valientes, o las más piolas, siguen encargando mantitas para los pies de la cama en lana de oveja, porque saben muy bien que siempre siempre winter is coming y los precios luego suben! Y por que no banderines, agarraderas, guirnaldas o almohadones! Aproveche señora!!!]

 [Gente de la más linda que festeja su cumpleaños con asado, lemmon pie y música en vivo, entre otras cosas!]

 [Llegó la hora de las bebidas de té helado con cítricos y hierbas. Que nunca falten en la heladera! Pronto algunas sugerencias de mezclas para hacer]

 [Para limpiar me visto de La Chona y me cambio el color de las uñas. Sobre todo eso]

 [Mi jardín, desde el pozo]

 [Hijas que estrenan primavera]

 [Restos del invierno]

 [Jugué con Marina #colorsoloparami]

 [Podría haber jugado con ésta, pero la saqué después]

 [Nunca dejé de tejer banderines de todos los colores]

 [Recibí un regalo de cumpleaños exactamente tres meses más tarde. Tan linda sorpresa!]

[Sufro un poco por los desórdenes que van dejando]

Pin It

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails